¿Dónde está la caja de los adornos de Navidad?

¿Dónde está la caja de los adornos de Navidad?

Esta debe ser la pregunta del día y sin duda nada más oírla nos da una pereza…….Tenemos una clienta que nos explicaba su experiencia al respecto.

Pues  sí, nada más oír la pregunta, ya me sale un cargamento de pereza. Este  año,  esa sensación  se ha multiplicado porque llevo dos días (el sábado y el domingo dándole vueltas a como recoger de una manera rápida y sin amontonar). He decidido empezar por el árbol. Quiero que sepáis que cuando empezamos a tener una actitud conservadora del medio ambiente ,mi marido y yo, decidimos no poner árbol natural. Tenemos un cono (nos proveyó el jardinero de referencia  www.florescastillon.com)  que forramos con ramas de poda de abeto.  Esto nos  ha dado muchas satisfacciones: nos encantaba educarles en esta defensa de nuestro entorno y además era gratificante ver la cara de ilusión que ponían cuando veían el árbol adornado.  Ahora, aquellos niños ya no viven en casa, vienen a pasar solo una parte de los días festivos (que a mí siempre me parecen pocos) pero siempre preguntan antes de llegar si la casa ya está adornada  para recibir a la Navidad (la verdad es que nunca les he oído preguntar  si hay que echar una mano para recoger los adornos). Las satisfacciones del árbol se quitan  al desmontarlo.  Creía que este año, como había aprovechado unos adornos grandes que tenia de otro año, me iba a ser mucho más fácil quitarlos y recogerlos. Pues no, los adornos que salieron de una caja en la que estaban perfectamente  colocados se niegan a colocarse ahora, así que al final seguro que tendré que echar mano de una tercera caja.  Además las ramas se han secado y el suelo queda convertido en una alfombra verde que por mucho que la recojas siempre queda alguna aguja que tarda día en irse.

 

Espero que el Belén este año me dé menos  problemas. Primero porque este año  he utilizado uno que hizo mi hijo mayor en el colegio. El día que lo reencontré decidí que este iba a ser el que utilizaría este año, aun corriendo el riesgo que decidiera que por ser suyo se lo llevaba a su casa. Pero no, aquí sigue, así que hoy buscare el papel burbuja y lo recogeré cuidadosamente para poder volver a ponerlo el próximo año.

 

Ahora os voy a explicar mí capitulo manteles: ahí voy bien porque ya los tengo lavados y recogidos esperando a que llegue el mes de diciembre en el que volverán a salir a las mesas.  ¡¡¡¡ qué alegría dan a las mesas!!!

Por último solo me queda la despensa: Abro el armario y asoma  ½ caja de bombones Ferrero Rocher, 6 o 7 mazapanes de Soto  https://delaviuda.com/surtido-de-mazapanes  , 3 medias pastillas de turrón  de https://www.panaderiasjulia.es/ que nos negamos a acabar, a pesar de los buenísimas que están.  Sin remordimientos les voy a decir adiós definitivamente porque con todo esto al alcance de mi mano soy incapaz de emprender la dieta “antiexcesos de Navidad”. Después de haber tomado esta decisión me encuentro mucho mejor y pienso en la verdura recién encargada al frutero de mi barrio.

Cuando he terminado de recoger todo y la casa está bastante a punto para emprender el martes me ha entrado la nostalgia ¡¡¡quedan más de 11 meses para volver a poner el árbol y el Nacimiento!!!

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *